Colchónes para camas articuladas

Mostrando todos los resultados (4)

Mostrando todos los resultados (4)

Las camas articuladas se distinguen de las camas clásicas por la pluralidad de las actividades que permite practicar. Todo y estando en la cama, y en el mayor confort, ofrece la posibilidad de mirar la tele, leer o también desayunar. Para beneficiarte de todo el confort que ofrece la cama de articulada o eléctrica, se debe sin embargo tener cuidado con los productos que decide comprar. Los somieres y colchones deben efectivamente ser compatibles para que pueda disfrutar completamente de las posibilidades que presentan estos productos. Aquí tienen unos consejos que le ayudarán en su decisión.

Relajación y colchones de muelles no combinan bien

Si existe un tipo de colchones que se deben evitar cuando se quiere componer una cama de relajación, son los colchones de muelles. Perfectamente adaptados a varios tipos de camas, las ventajas que hacen sus fuerzas para otros usos son aquí sus mayores debilidades. Por su diseño, los colchones de muelles permiten un confort de calidad, ya sea con colchones de muelles bicónicos, de hilo continuo o ensacados. Pero este diseño, que implica un conjunto de elementos internos que permiten asegurar el apoyo del cuerpo, se puede estropear en caso de un uso inadecuado.

En el caso de los colchones de muelles bicónicos, se utilizan varios centenares de muelles en forma de reloj de arena. Para los colchones de muelles de hilo continuo, se trata un solo y mismo hilo que está modelado para formar un conjunto de muelles. Por fin, los muelles ensacados son muelles colocados dentro de sacos individuales en todo el colchón.
Ya han adivinado, el inconveniente que presentan estos colchones para un uso de tipo relajación. El hecho de imponer a un colchón de muelles un conjunto de inclinaciones diferentes va a trastornar rápidamente su constitución interna. En el mejor de los casos, las suspensiones serán ineficaces. En el peor, el desplazamiento de los muelles podría notarse y ocasionar simples molestias en cuanto al confort, o dolores, en particular a nivel de los puntos de apoyo, en los que la presión que ejerce su cuerpo es mayor. Los colchones de muelles se deben evitar para este tipo de uso.

Los colchones de espuma, una buena solución

Por su parte, gracias a una composición interna de la espuma, este tipo de colchones va a ofrecer una capacidad de adaptación y de resistencia al desgates muy superior frente a los cambios sucesivos de inclinación de su somier. Esto hace que sea un producto perfectamente adaptado al uso de la relajación. La calidad de adaptabilidad de su colchón dependerá entonces de su resiliencia, es decir de su facultad para poder recuperar su forma de origen tras haber sufrido deformaciones. La calidad de la resiliencia de un colchón se encuentra en su densidad. A mayor nivel de densidad de la espuma, mayor será la resiliencia.

En general, los colchones de espuma más sencillos ofrecen densidades de aproximadamente 20 a 25 kg/m3. Estos productos de gama de entrada ofrecen un confort correcto pero no son lo suficientemente fiables en términos de duración. Para un uso como el de la relajación resulta importante utilizar colchones que ofrecen una espuma llamada de alta resiliencia. Por alta resiliencia entendemos una densidad mínima de 30 kg/m3. Se debe obligatoriamente comprobar la densidad en el momento de la compra, para evitar las malas sorpresas en particular las deformaciones precoces. Para un mayor confort también se puede optar por colchones de alta resiliencia que benefician a la vez de una espuma con memoria de forma.

Dentro de nuestros modelos ofrecemos colchones para camas articuladas como , Wiltton Versailles, el Mline Origin y el Mline Slow Motion V.

Otra alternativa: los colchones de relajación de látex

Los colchones de látex como el colchón Alpine+ Swiss están naturalmente adaptados a este tipo de uso. Por su constitución que otorga a los colchones flexibilidad y elasticidad, se adaptan perfectamente a las diferentes inclinaciones que puede adoptar el somier. Su resistencia garantiza una duración de vida importante, lo que les permite ofrecer una relación calidad precio competitiva. Esto se comprueba todavía más, ya que ofrecen un confort reforzado por la dimensión hipoalergénica de este material, que evita las intolerancias al polvo en particular.