Colchónes de viscoelástica y espuma

Mostrando todos los resultados (9)

Mostrando todos los resultados (9)

Colchones de viscoelástica o de espuma con memoria

Entre los distintos tipos de colchones que se ofrecen en el mercado, encontramos en particular colchones que disponen de diferentes muelles, ya sea ensacados, bicónicos o de hilo continuo. También existen colchones de espuma de alta resiliencia así como productos específicos para camas articuladas u otros constituidos de látex. Volvamos a las propiedades de los colchones dotados de espuma con memoria de forma más conocidos como colchones de viscoelástica o visco. Muy aceptados por el mercado español, veremos aquí los motivos de este éxito y los beneficios de este tipo de productos, ofreciendo de paso modelos de colchones en función de las particularidades mencionadas. La viscoelástica comenzó utilizándose en la NASA como materia prima para sillas de avión y cascos para las orejas, estudios sobre esté material hicieron que se desarrollara y se le diera más aplicaciones como en este caso para los colchones

Una tecnología punta para un confort inigualable en un colchón

Los colchones de viscoelástica o espuma de memoria de forma,  están reconocidos por ofrecer un confort de lo más agradable, y se debe en particular a la espuma termosensible que los compone. Estos colchones ofrecen un confort perfectamente adaptado a cada persona. La visco, reacciona al calor del cuerpo para adoptar su forma. Al adoptar así los contornos de la silueta, la viscoelástica ofrece el apoyo más adecuado para cada cuerpo, como en el modelo Vitalis Confort.

Los colchones con viscoelástica permiten además una excelente independencia de la zona para dormir, lo que encontramos en particular en la marca Alpine+ con el modelos Dom y Eiger, como también en los colchones de la Marca Mline que son especialistas en las viscoelásticas más tecnológicas del mercado. El hecho de adaptarse a la silueta de cada persona, ofrece la posibilidad de poder moverse sin que afecte a la pareja que duerme a su lado. Se trata pues también de un producto perfectamente adaptado para las parejas, y que ya ha salvado a más de un matrimonio. Las personas de sueño agitado tienen sin embargo interés en optar por un tipo de colchón diferente. El objetivo de una capa viscoelástica sigue siendo el de adoptar la forma de una silueta determinada y se obtienen mejores resultados en los durmientes que se mueven poco durante la noche.

El confort de la viscoelástica al servicio de la salud

Al adaptarse a la silueta física del usuario y luego conservarla, el colchón de visco permite una relajación total del cuerpo. Los músculos permanecen así perfectamente relajados, lo que permite una recuperación muy rápida. Los grupos musculares no son los únicos que se benefician de estas condiciones de recuperación ya que las articulaciones también se benefician de ellas. Y también es el caso de la columna vertebral. Por estas virtudes de recuperación muy importantes, se recomienda encarecidamente este tipo de colchón a las personas que sufren problemas de articulaciones, la artrosis o dolores musculares recurrentes como la lumbalgia.

La espuma con memoria de forma también es beneficiosa en los problemas relacionados con la circulación sanguínea. Al adaptarse a la posición del cuerpo, la circulación se facilita. Al relajarse totalmente, los músculos cesan la compresión que ejercen en las venas, lo que permite una circulación sanguínea más fluida y, por ende, una buena irrigación a los músculos. Por ello estos productos también se recomiendan para los deportistas. La marca holandesa Mline ofrece varios modelos de colchones con memoria de forma adaptados a los atletas, como el Mline Origin, Mline Slow Motion V y el Mline Slow Motion VI. Gracias a la relajación total de los músculos, el sueño es más reparador y la recuperación mucho más rápida.

Viscoelástica y la temperatura ideal del colchón

Al funcionar sobre la base del principio de la termo-reacción, la viscoelástica tiene tendencia a conservar el calor. Aunque esto convenga a los más frioleros, es una característica que hace que en general los colchones con visco no se recomiendan para las personas que sufren del calor o con sudoración excesiva. Sin embargo, gracias a la innovación técnica, ahora es posible responder a este problema. Algunos modelos de colchones tienen la tecnología de viscoelásticas con gel y reticulares para que haya una buena ventilación y no se produzca exceso de calor.
Al favorecer la liberación del calor acumulado, este tipo de viscoeláticas especiales permiten disfrutar de una sensación de frescor, hasta la fecha esto no estaba presente en los colchones de visco clásicos. La ventilación es muy importante en un colchón ya que mejora las condiciones de sueño y estas nuevas viscoelásticas especiales permiten llegar a un público todavía más amplio a disfrutar de este tipo de colchones con un almohada correcta.

Espuma de alta resiliencia

Entre los colchones de espuma, encontramos diferentes productos. Por un lado los colchones dotados de una espuma con memoria de forma o viscoelástica como ya lo hemos nombrado y por otro lado los colchones de espuma de alta resiliencia. Aunque cada uno de estos colchones disponga de sus propias ventajas, el colchón de alta resiliencia se distingue por la densidad de su espuma. Explicaciones.

¿Qué es la resiliencia?

Por resiliencia entendemos la capacidad de un objeto para recuperar sus capacidades iniciales tras sufrir una alteración. En este caso, la resiliencia se aplica a la capa de espuma presente en el colchón. Establecemos el nivel de resiliencia de una espuma en función de su densidad. Así mismo, se considera como una espuma de alta resiliencia, una espuma cuya densidad sea superior a 30 kg/m3. Al elegir un colchón de espuma se debe pues dedicar una atención particular a la densidad de la espuma que contiene el colchón. Si la densidad es inferior al umbral mencionado, no se trata de una espuma de alta resiliencia y la calidad se ve reducida. Los colchones de una densidad inferior a 30 kg/m3 pueden de este modo estar compuestos por una espuma de poliester, o bien de una espuma de poliuretano. La espuma en poliseter está en general asociada con una densidad inferior a 25 kg/m3. Los colchones que ofrecen este nivel de densidad de su espuma son en general productos de gama de entrada, la resiliencia que ofrecen es relativamente baja. La espuma de poliuretano tiene por su parte una densidad superior a la del poliester, pero siempre inferior a la calificada de alta resiliencia. Esta densidad media permite sin embargo ofrecer un colchón confortable y cuya duración de vida es obviamente superior a la de la espuma de poliester, mencionada anteriormente.

Las ventajas de la espuma de alta resiliencia

Con una densidad de al menos 30 kg/m3, la espuma de alta resiliencia ofrece la ventaja de presentar un colchón a la vez firme y resistente. Perfectamente adaptado al apoyo que requiere su cuerpo, “HR” como se denomina ha convencido a los usuarios por su mullido.

Al beneficiarse de una estructura interna optimizada, basada en un esquema alveolar, la espuma de alta resiliencia ofrece una ventilación de mejor calidad que las espumas anteriores. Cabe destacar sin embargo que aunque este tipo de colchón ofrece buenas condiciones de ventilación, está altamente desaconsejado utilizarlo colocado directamente en el suelo, ya que esto altera su calidad de ventilación. Esto favorece la acumulación de humedad. La duración de vida del colchón también se ve afectada y se reduce, ya que la calidad de la espuma se altera mucho más rápido.

Por condiciones normales de uso, se debe entender el hecho de asociar este colchón a un somier. El colchón por la densidad de su espuma ofrece una importante duración de vida. Además, su capacidad de adaptación a un amplio surtido de colchones hace que sea todavía más fácil disfrutar de esta calidad durante muchos años.
Para beneficiar de un confort óptimo, se recomienda a pesar de todo asociar un colchón de espuma de alta resiliencia con un somier de láminas. Por fin, la espuma HR permite, por su densidad, reaccionar de forma adaptada a todas las morfologías. Al reaccionar en función de la presión ejercida, se adapta a cada parte de nuestro cuerpo y aporta un apoyo adaptado.