Colchones de látex

Mostrando el único resultado

Mostrando el único resultado

Constituidos según los modelos y las gamas de látex natural o sintético, los colchones de látex, ofrecen la ventaja de garantizar una alta capacidad de resistencia, y favorecen pues su duración de vida. Hagamos un balance de los buenos motivos para optar por estos productos.

Colchones adaptados para un confort perfecto

Por su propiedad de absorción, como los colchones formados por espuma con memoria de forma, pero en menor medida a pesar de todo, el látex ofrece un verdadero confort en términos de recepción. Los colchones se adaptan en efecto al cuerpo, para dar una sensación de confort mayor. La principal ventaja que podemos subrayar es la diversidad de las zonas de confort que ofrece este tipo de colchón. Según los modelos, podemos encontrar entre 3 y 7 zonas de confort diferentes. Las zonas de confort se caracterizan por su capacidad de apoyo, adaptado a cada parte del cuerpo.

Respecto a los colchones de tres zonas de confort, se trata en general de productos de gama de entrada orientados precisamente al apoyo en las principales zonas que son la cabeza, la espalda y los pies. El confort que ofrecen estos productos es correcto, pero no se adapta a todos los tipos de usuarios. El número limitado de zonas de confort no permite asegurar un buen apoyo a todas las posiciones del sueño.
Los colchones de cinco zonas de confort incluyen las zonas mencionadas anteriormente más los hombros y la parte superior de las piernas. Al aumentar el apoyo en estas zonas intermediarias, favorecen el confort a nivel de la espalda reduciendo la presión que se ejerce en ella.
Por fin, los colchones de siete zonas de confort ofrecen, además, apoyos a nivel de las lumbares y de las nalgas. Este tipo de colchón está pues perfectamente adaptado para personas que sufren dolores, localizados con mayor precisión a nivel de las lumbares.

Colchones de látex hipoalergénicos y perfectamente ventilados

Además del confort que acabamos de mencionar, el látex también se beneficia de una ventaja que puede seducir a muchos usuarios. Por su propiedad hipoalergénica, permite impedir efectivamente la proliferación del polvo y de los ácaros. Optar por un colchón de látex es evitar importantes problemas relacionados con las alergias. Los colchones de látex se recomiendan para las personas sensibles a los agentes alérgenos mencionados anteriormente, pero no solo eso.

Ya sea en colchones de látex natural o sintético, las propiedades de ventilación también son una de las fuerzas de estos colchones. Aunque el látex natural herede lógicamente de esta capacidad de ventilación, el látex sintético aprovecha por su parte las evoluciones tecnológicas para ofrecer una capa alveolar de gran calidad. Gracias a su capacidad de regulación, estos colchones permiten pues disfrutar de un cierto frescor en periodos de mucho calor. También permiten, al contrario, conservar una temperatura agradable, cuando hace más frío. Además, se adaptan perfectamente a un entorno húmedo y constituyen una excelente alternativa para las personas sujetas a una importante sudoración.

Una compra que garantiza una larga duración de vida

Por las diferentes propiedades del látex de las que se benefician, estos colchones permiten disfrutar de mucho confort, durante muchos años. La elasticidad y la resistencia que los caracterizan les otorgan en efecto una larga duración de vida. Esta resistencia es todavía mayor por la alta densidad del colchón. Ofrece no solo un gran confort por su firmeza, sino que el colchón ve incrementada su resiliencia y, por ende, su duración de vida. Los colchones de látex ofrecen en general una densidad que oscila entre 60 y 90 kg/m3.

Para un colchón de látex de calidad superior a partir de 741 euros, encontramos el colchón de látex  Alpine+ Swiss de 24 centímetros de espesor, cuya composición es una mezcla de látex natural (25%) y de látex estándar (75%). Dispone de 4 asas laterales que facilitan moverlo.