tipos de colchones

¿Cuáles son los diferentes tipos de colchones?

Los beneficios de un sueño reparador ya no están por demostrar, pero para garantizar un confort óptimo y una cama adaptada, parece esencial detenerse en la elección del colchón.

Existen hoy diferentes tecnologías utilizadas en el diseño de colchones, que van de la espuma viscoelástica al látex. Según los gustos, las morfologías y las necesidades de cada cual, algunos tipos de colchones estarán más adaptados que otros, por ello conviene examinar sucesivamente las tres tecnologías actuales: la espuma, los muelles y el látex.

Los colchones de muelles

Existen varios tipos de colchones de muelles, pero de forma general la calidad dependerá en mayor parte del número de muelles. Un colchón con pocos muelles puede ser rápidamente incómodo, mientras que muchos muelles garantizarán un reparto óptimo de la presión del cuerpo. Además de este último criterio, el tipo de muelles también tiene mucha importancia.

Los muelles bicónicos

Son los colchones más conocidos porque históricamente los más utilizados. Se trata de muelles de forma ampliada en ambas extremidades y reducida en el centro, rodeados por un aislante. Los principales aislantes utilizados en estos colchones son la guata, la lana, el algodón o la espuma.

Los muelles no están ensacados y se conectan entre ellos por la anchura mediante hilos de acero en espiral. La independencia está menos presente que en los muelles ensacados, pero estos colchones resultan resistentes con el paso del tiempo, y particularmente adaptados para las personas de fuerte corpulencia.

Los muelles de hilo continuo

Se trata de un colchón formado por un hilo único de acero continuo, con el objetivo de formar un muelle más homogéneo. La independencia es más leve, pero los colchones de muelles multi espirales tienen fama de estar muy bien ventilados. Se recomiendan pues para las personas que tienen calor rápidamente y tendencia a sudar.

Los muelles ensacados

Es la tecnología de muelles más lograda actualmente. Los muelles están envasados individualmente en un saco de tejido sin estar conectados entre ellos al contrario de los colchones de muelles bicónicos. Con los colchones de muelles ensacados, no se altera para nada la ventilación, pero sobre todo la independencia de la zona para dormir es excelente.

Los colchones de látex

Este tipo de colchón está formado por látex, de origen natural o sintético. El látex natural está hecho a partir de savia del árbol del caucho, pero la mayoría de los colchones están compuestos por una mezcla de los dos. Con propiedades hipoalergénicas y características ácaro-estáticas y bactericidas, los colchones de látex tienen fama de ser higiénicos.

Compuestos de alveolos y células abiertas, la circulación del aire es excelente y no guarda la humedad. También tiene fama de garantizar un confort irreprochable. Distinguimos entre tres tipos de colchones de látex, según las zonas de confort. Las zonas de confort se obtienen gracias al reparto de los alveolos, aportando más o menos flexibilidad según las zonas precisas.

Los colchones de látex con 3 zonas de confort

Colchones de gama de entrada. Distinguimos tres zonas en las que el confort está diferenciado: la parte de los hombres-cabeza, la espalda y, por fin, la parte de los muslos-pies. Son relativamente agradables sin alcanzar no obstante un confort óptimo.

Los colchones de látex con 5 zonas de confort

Se trata seguramente de los colchones de látex con la mejor relación calidad precio. Tienen 5 zonas de confort, diferenciando la cabeza, los hombros, la espalda, los muslos y por fin los pies. Están particularmente adaptados para las personas que tiene problemas de espalda, ya que garantizan un buen apoyo central.

Los colchones de látex con 7 zonas de confort

Mucho más caros que los colchones con 5 zonas de confort, no son por ello más cómodos. Podrán sin embargo estar adaptados para algunas personas sensibles, en particular con problemas de espalda.

Los colchones de espuma

Los colchones de espuma son muy corrientes pero sobre todo muy diversificados. Existen de todos los tipos de calidad y de confort, que va del colchón de gama baja destinado a una cama supletoria, hasta las espumas con memoria de forma con un confort inigualable. De forma general y cualquiera que sea el tipo de colchón de espuma, la independencia de la zona para dormir está garantizada.

La espuma de poliéster

Se trata del colchón de espuma más barato y el que menos confort ofrece. Con una duración de vida limitada, está reservado a camas supletorias, por ejemplo como cama de invitados o en una segunda residencia. Reconocemos los colchones de espuma de poliéster por su densidad, que debe ser inferior a 28 kg/m³.

La espuma de alta resiliencia o de poliuretano

La espuma de alta resiliencia tiene una densidad superior a 30 kg/m³, pero puede llegar a alcanzar 60 kg/m³: existe una gran variedad de confort según la densidad y la masa volúmica del colchón. El confort es mejor y la durabilidad con el paso del tiempo, pero como todos los colchones de espuma, tendrá tendencia a guardar la humedad.

La espuma viscoelástica con memoria de forma

Lo mejor en colchones de espuma, se distinguen por una lenta recuperación de la forma. Esta característica permite al colchón adaptarse a todas las morfologías y favorecer la circulación sanguínea y la relajación muscular. Aquí también se distinguen diferentes densidades, confort y espesores, que se deben elegir según las necesidades. Cabe sin embargo tener cuidado con el calor: este tipo de colchones es sensible a la temperatura y será más duro si la estancia no se calienta, o al contrario mullido y envolvente si hace calor. De modo que no se recomienda mucho para las personas que tienen tendencia a sudar y tener calor.

Recuerda

  • El colchón de muelles bicónicos no ofrece una buena independencia de la zona de dormir, pero está adaptado para personas más corpulentas.
  • Los colchones de muelles con hilo continuo están ventilados y son ideales para los usuarios sensibles al calor, con tendencia a sudar.
  • El colchón de muelles ensacados aporta un confort de gama alta, no solo está ventilado sino que procura una buena independencia de la zona para dormir.
  • Hipoalergénico, el colchón de látex está a menudo formado por una mezcla de látex natural y de látex sintético. Muy elástico y resistente, su apoyo es flexible y óptimo. Puede ser de 3, 5 o 7 zonas de confort.
  • Barato, el colchón de espuma de poliéter se debe utilizar ocasionalmente, en camas supletorias, porque es menos cómodo.
  • El colchón de alta resiliencia aporta un confort importante y un apoyo que ayuda a prevenir el dolor de espalda. Sin embargo, cabe destacar que tiene tendencia a guardar la humedad.
  • El colchón de espuma con memoria de forma ofrece un excelente confort porque es envolvente y se adapta a la morfología de cada cual. Pero las personas que tienen tendencia a sufrir del calor por la noche, evitarán usarlo ya que es el calor lo que provoca el efecto envolvente de la espuma.

Estos productos tal vez están hechos para usted: