Pequeño abecedario del colchón

Como en cualquier ámbito específico, el sector de los productos para la cama tiene su propio campo léxico. Aunque las cuantas tecnologías sobre los colchones presentes hoy en el mercado ya no tengan muchos secretos, algunos términos siguen siendo no obstante oscuros: la estructura, el cutí o la recepción del colchón, son unos ejemplos de un vocabulario poco conocido. Para más información sobre el universo de la cama y no cometer errores en la compra de un colchón, le ofrecemos descifrar los términos más frecuentes.

Los diferentes componentes del colchón

El alma del colchón

Todos los colchones tienen un alma. No es que los colchones tengan una espiritualidad propia, se trata en realidad de un término utilizado en el sector de la cama para nombrar el núcleo del colchón, también llamado suspensión. El alma du colchón constituye su capa principal, incluso a veces su único elemento en el caso de un colchón a medida. Es lo que va a sostener el peso del cuerpo del usuario y mantenerlo en una posición ideal. Existen tres tipos de tecnologías utilizadas para la composición del alma: la espuma, el látex y los muelles.

El cutí del colchón

Se trata del tejido que rodea el cuerpo del colchón. Asegura la solidaridad entre las diversas capas del colchón, en particular el alma y el relleno que la rodea. Directamente en contacto con el usuario, constituye un elemento de confort central y debe ser el objeto de un cuidado particular, en particular en cuanto al material que lo compone. No confundir con el sobrecolchón, que constituye un elemento separado del colchón.

Espuma con memoria de forma, espuma viscoelástica y espuma termosensible

Estos tres términos son relativamente corrientes pero a veces resulta difícil definirlos con precisión. Los tres hacen referencia a la tecnología de memoria de forma pero no denominan obligatoriamente las mismas características.

La espuma llamada termosensible en referencia a una de sus propiedades: reacciona al calor corporal flexibilizándose progresivamente. Al contrario, se endurecerá al contacto del frío. Ofrece una recepción firme y un apoyo flexible, ideales.

Espuma con memoria de forma y espuma viscoelástica son sinónimos: ambos términos denominan la tecnología con memoria de forma en general, ya sea en un colchón o en una almohada.

Las diferentes características del colchón

La recepción del colchón

Se trata de la primera impresión notada al tumbarse encima del colchón, no confundir con el apoyo del colchón. La recepción del colchón puede ser tónica o mullida, y está determinada por los materiales que componen su relleno, así como por su cutí. Según los materiales utilizados y el espesor del relleno, la recepción puede ser envolvente, mullida, progresiva o firme.

El apoyo del colchón

Asegurado por la suspensión del colchón, el apoyo colchón es determinante para mantener el cuerpo en una posición adaptada al sueño. Un apoyo demasiado blando o demasiado firme tendrá tendencia a favorecer los dolores dorsales. Conviene pues optar por un apoyo adaptado a su propia morfología, en particular su peso y su talla: no existe un apoyo ideal para todos.

La resiliencia del colchón

No es raro encontrar el término resiliencia al comprar un colchón. Se trata en realidad del nivel de elasticidad del colchón, es decir su capacidad para recuperar su forma inicial cuando el usuario se mueve. Cuanto más alta es la resiliencia, más el colchón envolverá la forma del cuerpo y asegurará un confort óptimo. Encontramos este término para describir los colchones de espuma, cuyos diferentes tipos están determinados por la resiliencia. Por debajo de 25 kg/m³, se trata de espuma de poliéster, y por encima de 30kg/m³ de espuma de alta resiliencia.

Algunos términos anexos descifrados

Ácaros

Un ácaro es un animal microscópico de la familia de los arácnidos. Estos bichitos tienen una predilección por las zonas húmedas y templadas, y se alimentan de pieles muertas: por ello, no es raro que los ácaros elijan domicilio dentro de la cama. Sus deposiciones y los restos de sus caparazones contienen alérgenos y forman parte de los factores que provocan crisis de asma y alergias. La mayoría de los colchones y demás componentes de la cama son el objeto de tratamientos antiácaros y antibacterianos, para combatir su proliferación.

Colchón comprimido enrollado

Vocabulario técnico utilizado en el sector de la cama, el término “comprimido enrollado” se refiere en particular al transporte del colchón. Se trata de una técnica para optimizar el coste, el impacto y la rapidez del transporte de los productos. El colchón se reduce al vacío antes de ser enrollado bajo la forma de un rulo, sin que su calidad se vea alterada. En 48 horas, el colchón recupera su forma inicial. Todos los colchones pueden ser el objeto de esta manipulación excepto los colchones de muelles cuya tecnología hace que la compresión sea imposible.

Recuerda

  • El alma del colchón indica su núcleo. Pero varias tecnologías se pueden combinar en este núcleo. Encontramos por ejemplo colchones de muelles ensacados que incluyen además espuma con memoria de forma: son los colchones híbridos.
  • El cutí del colchón es el tejido que lo envuelve. La técnica de fabricación utilizada y los materiales que lo componen varían de un modelo de colchón a otro.
  • La espuma con memoria de forma y la espuma viscoelástica hacen las dos referencia a una espuma termosensible que reacciona al calor del cuerpo ablandándola y de este modo adaptándola a la morfología del usuario.
  • El apoyo y la recepción del colchón son propiedades diferentes. La recepción indica la impresión que da el colchón al cuerpo: puede ser envolvente, mullido, progresivo o firme. El apoyo se refiere a la suspensión del colchón. El apoyo no debe ser demasiado blando o demasiado firme sino adaptado al peso y a la talla de la persona.
  • La resiliencia de la espuma indica su capacidad para recuperar su forma inicial tras la deformación. Un colchón de espuma de alta resiliencia ofrece un excelente confort por su elasticidad.
  • La cama puede ser propicia a la proliferación de los ácaros. Por ello los colchones están ahora a menudo tratados antiácaros y antibacterias.
  • Un colchón comprimido enrollado indica que su envasado se realiza al vacío y enrollado, para facilitar el transporte.

Estos productos tal vez están hechos para usted: